Bienvenido a FuckLouder. usamos cookies. Aceptar

La revolución del sexo por webcam: Lovense

Me gusta Puaj   4 VOTOS

Parece que fue ayer cuando los grandes empresarios de la industria para adultos convirtieron la primera forma de practicar sexo a distancia mediante las líneas telefónicas en un negocio altamente lucrativo, y es que la facilidad con las que las personas adaptan cualquier nueva tecnología para el placer sexual es asombrosa.

El sexo telefónico estaba bastante bien, pero admitámoslo, había que tener una gran imaginación y mucha creatividad para poder elevar la temperatura de nuestra pareja mediante palabras y frases cargadas de sensualidad y erotismo. Es entonces cuando el uso de Internet se popularizó y surgieron los chats, tanto los públicos como el famoso y añorado IRC, como los privados como el primer MSN Messenger. Nace el Cibersexo. Que levante la mano el que no haya pasado horas buscando gente en el Chat para añadir a tu codiciada lista de amigos del Messenger... Aun recuerdo esa mítica pregunta: ¿Tienes Messenger?.

Por aquel entonces ya empezaba la gente a enviarse fotos picantes a través de la antigua aplicación de escritorio, pero claro, ¿quién te aseguraba a ti que esas fotos eran reales y de la persona con la que chateabas?.

Por suerte, pronto llegó el gran salto tecnológico que permitió enviar una sucesión de imágenes capaces de representar el movimiento: el vídeo, o mas bien, la videollamada. Es entonces cuando las mentes mas curiosas e inquietas empiezan a buscar la forma de crear un negocio en donde la gente pueda de forma sencilla consumir un nuevo tipo de pornografía mas original e interactiva, y de la noche a la mañana aparecen las webcams de adultos.

 

La evolución de los sitios para sexo por webcam


 

En 1996 una estudiante de 19 años, Jennifer Ringley, decidió encender la webcam de su ordenador de su habitación en la residencia de estudiantes dando lugar al primer fenómeno social virtual en directo. La imagen era pobre y granulada, y se actualizaba cada 15 segundos, pero el experimento Jennicam que es como se llamó llegó a alcanzar los siete millones de visitas al día.

En poco tiempo las mejoras en la velocidad de conexión a Internet permitieron proliferar los sitios en los que poder chatear en directo y a través de la webcam con una chica real. El funcionamiento se basó en el pay per view por lo que los usuarios registrados debían abonar una cantidad específica para poder acceder a shows privados o grupales. Poco a poco la tecnología iba permitiendo mejores transferencias en tiempo real de vídeo y con mejor calidad de imagen, y cada vez mas personas, sobre todos mujeres, decidían probar a ganar dinero desde casa tan sólo encendiendo el ordenador, la webcam y quitándose la ropa.

La competencia estaba ahora en la calidad del sitio y la cantidad de modelos disponibles. Sin darnos cuenta, habíamos alcanzado un nivel de interconexión entre personas mediante dispositivos informáticos sin precedentes. La página mas famosa hasta el momento siempre había sido LiveJasmin, lanzada en 2001, seguida por MyFreeCams en 2004 y Cam4 en 2007. Pero entonces alguien tuvo la misma idea que tuvieron los fundadores de Xvideos cuando decidieron crear un sitio de vídeos porno gratis, llegó la era de Chaturbate.

 

Webcams porno gratis


 

¿Gratis? ¿Cómo que gratis? Pues sí, porque la creciente competencia entre los sitios de webcams previo pago hacía disminuir las probabilidades de generar ingresos y, ¿cómo se dirige la atención hacia un mismo sitio? Pues haciendo que esté accesible de forma gratuita desde el primer momento. Esto provoca la migración del tráfico de usuarios hacia un mismo sitio y se ve incrementado de tal manera que inevitablemente se traduce en ingresos para los performers mediante el sistema de propinas.

El sistema de propinas de Chaturbate fue el detonante de un sin fin de ideas y novedades interactivas entre el usuario y el modelo. Ahora podías visualizar cincuenta webcams diferentes para poder elegir una con la que quisieras gastar tu dinero sin peligro a llevarte una gran decepción. Entre las opciones de pago opcionales se encuentran los shows privados, espiar webcam, crazy goal y roll the dice. Pero lo que a nosotros nos parece una genialidad es la posibilidad de estar viendo de forma totalmente gratuita y decidir si quieres votar mediante las propinas lo que pasará a continuación o como quieres que acabe la pareja que está en directo.

 

El poder de masturbar a distancia


 

Y entonces llegamos al meollo de la cuestión, la idea revolucionaria que acabaría haciendo que Chaturbate superara en el Ranking de la fama a la hasta entonces invicta LiveJasmin: El vibrador de OhMiBod.

 

 

La idea es simple, un vibrador manejado a distancia mediante una aplicación descargada en el smartphone. El juego comienza con al menos dos personas; uno tiene el vibrador, y el otro el control remoto. Al principio no tuvo mucho éxito, principalmente por dos motivos. El primero era el precio, costaba unos 200 euros y hay que tener bastantes ganas de recibir vibraciones para invertir esa cantidad en un juguete sexual. El segundo motivo, que normalmente alguien se compra un vibrador para usarlo en la intimidad y no para que alguien a cientos o miles de kilómetros de distancia lo controle.

Entonces, en 2015, la página Chaturbate.com tuvo la idea de incorporar en su web una opción que permitía a los usuarios controlar el juguete de las modelos a cambio de dinero mediante su ya conocido sistema de propinas. Esto, lo cambió todo

 

Niveles de vibración según propinas del usuarioA partir de este momento gastar dinero en sitios de webcams para adultos tenía un atractivo sin comparación pues tu dinero se traducía en placer instantáneo para la chica que estabas viendo, y eso señores, mola. Las chicas y chicos que trabajan en las webcams también se han visto beneficiados por la unión entre el juguete y la plataforma, pues con un aliciente tan grande para que sus usuarios gasten dinero sus ingresos se han visto incrementados enormemente.

Pero como siempre, hay que evolucionar, y cada vez hay mas y mas modelos de este juguete de diferentes marcas y formas de usarlo para interactuar entre usuario y emisor. Mientras que el primer vibrador tenía la apariencia de una compresa del tamaño de una pastilla de jabón que se colocaba entre la vagina y la ropa interior, pronto surgieron versiones en forma de huevo que la modelo se puede introducir dejando asomar una ya conocida colita de color rosa que recibe las señales. Con cada versión que la compañía Lovense saca de su producto lo diseña mas potente, con mas autonomía y con mejor conectividad. El mas famoso actualmente es el modelo Lovense Lush 2 disponible por unos 109€ y su predecesor Lovense Lush disponible también hasta final de existencias por unos 74€. Aunque puedan seguir pareciendo precios un tanto elevados para unos vibradores sexuales hay que tener en cuenta que la amortización que obtienen la mayoría de consumidores del producto es enorme, mientras que para uso personal se queda como un juguete de alta gama para los amantes mas fogosos.

El límite esta ahora en la imaginación, y como ya hemos dicho, la gente siempre busca formas increíbles para adaptar las tecnologías para el placer sexual. Es fácil adivinar qué sera lo próximo pues la tecnología para disfrutar de la realidad virtual mediante gafas conectadas a nuestros ordenadores o teléfonos móviles es cada vez mas cómoda y fácil de implementar, de hecho, casi cualquier sitio de vídeos porno que se precie tiene su sección de vídeos VR. Quién sabe, quizás la próxima vez hablemos de cómo poniéndote unas gafas te traslades de lleno a la habitación de tu modelo webcam favorita, ¿no lo estás deseando?.

 

Comentarios
Contenido similar
Lovense Max

Visitado recientemente

La revolución del sexo por webcam: Lovense
hace 0 segundos
Sarah Nice con Torbe
hace 5 minutos
El vídeo porno casero mas viralizado de Amadani
hace 8 minutos
Una promesa latente del porno: Alina Ali
hace 9 minutos
SEX COACHING: ¿UN PROFESOR EN TU CAMA?
hace 12 minutos