Imaginemos la escena: una pareja está haciendo el amor, de pronto se escucha una voz suave, pero firme: “así está muy bien, chicos, no se agiten tanto, respiren hondo&hellip